La gastritis es una inflamación de la mucosa estomacal.
Se manifiesta con molestias, calambres y un dolor intenso y persistente. A menudo los síntomas de gastritis se manifiestan en forma de ataques agudos, pero muy frecuentemente evolucionan a un trastorno crónico. En general, los síntomas se advierten lejos de las comidas (después de 1-5 horas) y tal vez se pueden atenuar ingiriendo más comida, mejor si es seca, como pan o pasta.
En la mayor parte de los casos puede atribuirse al estrés, a una infección o a la acción de agentes irritantes, por ejemplo de medicamentos gastrolesivos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
La gastritis nunca debe dejarse desatendida, pues puede provocar complicaciones serias como la anemia y la úlcera.

Aboca